“Granaino”, de nombre Juan Andrés...

Administrativo de profesión, apasionado de la repostería, la fotografía, todo lo que tenga que ver con la decoración, las manualidades y todo lo relacionado con la creatividad. Desde muy muy pequeño, siempre recuerdo estar haciendo cosas y cursos relacionados con las artes plásticas (alguna reliquia queda por casa de mi madre, jaja).

Soy un perfeccionista incansable y nunca le veo el fin a las cosas, reconozco que a veces me obsesiono demasiado, pero disfruto, mi cabeza siempre va a mil revoluciones pensando que hacer, con que entretenerme y con que hacer disfrutar a los demás. Al fin y al cabo, creo que es lo que más me gusta, poder hacer disfrutar a los que me rodean, sorprenderles y hacer que sean un poquito más dulcemente felices.

A veces, me pongo a pensar cuando empezó mi pasión por la repostería, por sacarle el lado más bonito a los dulces y la verdad que es complicado… Siempre he sido muy cocinillas, incluso en un momento de mi vida intenté estudiar cocina y dedicarme a ello, aunque el destino me llevó por otro camino. Pero el primer recuerdo que tengo es de una panificadora que me regalaron, ahí empiezo a descubrir todo lo que puedo hacer en casa y poco a poco empiezo a adentrarme en el mundo del azúcar.

Comienzo a encontrar los primeros blogs y a ver que hay gente como yo, que disfruta y le relaja esto. Las tartas para las casas de los amigos y familiares empiezan a salir del horno (cuantas velas de cumpleaños sopladas en alguna de mis creaciones) y empiezo a descubrir el mundo del fondant, casi cuando ni se conocía y lo hacia en casa a mano (una locura, que ahora que pienso, no lo volvería a hacer).

Durante años el fondant y las tartas de diseño se vuelven mis mejores amigas y mis peores enemigas, mi obsesión por la perfección llega a un extremo que tengo que dejar de cocinar durante una época. Pero ahora con energías renovadas, con las ideas maduradas y con las ganas de disfrutar vuelvo a la carga.

Este blog nace del apoyo de los que me rodean y me quieren, de los que disfrutan de lo que hago, tanto como yo de hacerlo y comienza a rondarme por la cabeza que, si yo puedo hacerlas, ¿por qué no lo puedes hacer tú? Descubrir la unión de la cocina, fotografía y decoración ha sido de lo mejor que he descubierto en mucho tiempo, me apetece compartirla, aprender y enseñar lo poco que pueda.

“‘El Dulce Objetivo’ es la visualización de alcanzar una meta, de enfocarla y de luchar por un sueño por pequeño que sea y hacerlo realidad.”

Por eso tengo que agradecer a los que hacen esto posible, a los que aguatan mis cabezonerías, mi mal humor cuando las cosas no salen bien y los sacrificios de horas pasadas en la cocina. A mi familia por ser tan incondicional y por serenarme y poner calma en mi caos de querer hacer mil y una cosas a la vez. A mis amig@s por apoyarme y animarme cuando ni yo creía que esto pudiese ver la luz. ¡¡¡ GRACIAS !!!

Y a tod@s los que estáis y llegáis, a los que os detenéis un poco a ver lo que hago y sobre todo por querer intentar hacerlo vuestro. Espero llegar para quedarme por mucho tiempo.
Scroll Up