Pan de Muerto

Pan de Muerto. El Dulce Objetivo: Blog dedicado a la repostería y los dulces.

Pan de Muerto. El Dulce Objetivo: Blog dedicado a la repostería y los dulces.Con la llegada del Otoño, parece que no vemos otra cosa que Halloween por todas partes, está claro que en cuanto pase este día lo único que veremos será Navidad jajaja.

El caso, es que me había estresado un poco viendo que todos los blogueros que sigo ya habían puesto sus publicaciones para este día, todas con temáticas fantasmagóricas y terroríficas y reconozco que me daba algo de pereza. Que poco me gustan a mi los monstruos, yo soy más de tradiciones… y dándole vueltas y vueltas el gran youtuber @cocinillastm5 (aquí podéis ver su canal) me contó de una tradición súper bonita que se realiza en México por la noche de difuntos y tanto el dulce, como la historia en sí, me han cautivado tanto que pasan a formar parte de mi recetario de básicos.

Todos sabemos de las tradición que se tiene en México la noche de difuntos, una la fiesta que se vive con alegría para acompañar a los seres más queridos que ya no están con ellos… pues a esa fiesta les acompaña este dulce llamado “Pan de Muerto”. Espectacularmente jugoso, con un aroma a naranja y azahar que inunda toda la casa, podríamos decir que es algo similar a nuestro Roscón de Reyes, pero aún mas aireado si cabe.

La historia es maravillosa en cuanto a la forma que tiene este dulce. todo tiene un porqué y un sentido… se trata de una pan redondito, que simboliza el circulo de la vida y la muerte.  Una cruz realizada con masa en forma de hueso como símbolo los cuatro puntos cardinales y la forma como recuerdo a los huesos de los difuntos. Parece unas gotas que caen, por las lagrimas derramadas por ellos. Una bola culmina este postre en el centro del mismo como símbolo del cráneo y la sabiduría que aportaron nuestros difuntos. Por supuesto, el olor a azahar como recuerdo a ellos.

Sin duda un dulce lleno de simbologías que no puede pasar desapercibido, porque está lleno de mágia.

Como todo este tipo de bollería las versionan con o sin relleno, a elección. Yo en este caso dejé de los dos panes que salen con la receta que vamos a hacer, uno relleno de nata y el otro sin rellenar. No sabría deciros con cual me quedo, la verdad jeje.

Pues si os parece hoy si que vamos a hacer un ritual en toda regla, como se merece un postre así, de modo que respira hondo, llénate de las energías y los recuerdos de esas personas a las que tanto quieres y que ya no están a nuestro lado, pon una música bonita, agarra el delantal y que nadie te moleste que ¡¡empezamos con la receta!!

Ingredientes:


Para el Pan de Muerto:

  • 500 gr. de harina de fuerza.
  • 170 gr. de leche entera.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 3 huevos.
  • Ralladura de piel de una naranja (solo la parte de color).
  • 7 gr. de levadura seca de panadería (1 sobre).
  • 1 pizca de sal.
  • 1 Cucharada de esencia de azahar.
  • 125 gr. de mantequilla.
  • 1 huevo para pintar el pan.
  • Azúcar para decorar.
  • Mantequilla derretida para pintar.

Relleno de nata:

  • 200 gr. de nata para montar (al menos 35% de grasa).
  • 34 gr. de queso crema (tipo Philadelphia).
  • 50 gr de azúcar glass.

Preparación:


Pan de Muerto. El Dulce Objetivo: Blog dedicado a la repostería y los dulces.

Antes de empezar recordar que todos nuestros ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente, así que prepararlos la noche de antes si hace falta para que todo esté perfecto. Yo hago con la Kitchen Aid el proceso de amasado, porque es un poco largo y engorroso hasta que coge fuerza, pero si no la hacemos a mano que ya os diré como.

  1. Ponemos la leche y la ralladura de naranja a infusionar un poco, en un cazo a fuego suave, sin llegar a hervir, solo la calentamos un poco. Le añadimos el azahar y la tapamos para que coja bien los aromas mientras preparamos el resto de ingredientes.
  2. En nuestro bol ponemos la harina tamizada, la sal, el azúcar y la levadura, mezclamos un poco y formamos un volcán con ella.
  3. En el centro de nuestro volcán vamos a poner la leche que tenemos infusionando y y los huevos. S la hacemos con amasadora, ponemos el gancho y comenzamos a amasar y si no, nos ayudamos con una espátula o pala de madera hasta que todo este bien integrado.
  4. En este momento en que tenemos una masa mas o menos densa, empezamos a incorporar la mantequilla en daditos. Aquí es cuando todo empieza a hacerse engorroso, la grasa que le aporta la mantequilla (que no margarina, que os estoy viendo) le va a dar tanta ligereza que parecerá que no tiene fin.
  5. Con la amasadora solo tendremos que dejar que amase hasta que veamos que se despega bien de los laterales de nuestro recipiente, esto nos puede llevar casi 15 minutos, paciencia que todo llega.
  6. Si lo hacemos a mano… limpia bien la encimera de la cocina, acuérdate de ese jefe al que tanto odias y dale la paliza de su vida… si si tal cual, vamos elevando la masa y la vamos golpeando, con la ayuda de una rasqueta nos vamos ayudando para que no se nos pegue en la encimera y vayamos jugando con ella bien.
  7. Se que lo fácil seria poner mas harina, pero nos cargaríamos lo espectacular de este pan, de modo que amasa y déjala reposar en intervalos de unos minutos y vuelves a la carga, nuestra masa irá cogiendo cuerpo y os garantizo que al final no se nos pegara en la manos nada.
  8. Cuando tengamos nuestra masa lista, voleamos un poco, lo que viene siendo hacer una bola con ella y la ponemos en un bol engrasado con un poco de aceite y la tapamos con papel film (o con gorro de ducha que es lo que yo uso jeje, como no tengo pelo….) y la dejamos reposar hasta que doble su volumen. Esto dependerá de la temperatura que haga donde vivamos, pero suele tardar aproximadamente una hora.
  9. Pasado este tiempo le damos un poco de amasado para desgasificar y partimos nuestra masa en dos ( nos van a salir dos panes medianos)
  10. De una de las partes vamos a sacar un tercio de ella y la reservamos, y con la grande vamos a formar una bola, remetiendo los laterales hacia el interior para que suba bien y la colocamos sobre una bandeja de horno con papel de hornear.
  11. Con el tercio pequeño que tenemos lo dividimos en tres partes iguales, con dos de ellas vamos a formar la cruz de la siguiente forma. Hacemos un churro alargado y a intervalos le damos forma con los dedos de tal manera que nos quedara como cuatro bolitas unidas por un cordoncito de masa. Este proceso lo repetimos con la otra parte y lo colocamos sobre nuestro pan formando una cruz, dejando el centro hueco.
  12. Con el tercio de masa que nos quedaba, haremos una bola, clavaremos nuestro dedo en el centro de la cruz un poco y la colocaremos ahí. De forma que se nos va a quedar una bola grande rodeada de 4 bolitas pequeñas y en la base de nuestro pan otras cuatro bolitas.
  13. Repetimos el mismo proceso con la otra masa que teníamos reservada para hacer otro pan.
  14. Tapamos con un trapo de cocina y dejamos reposar hasta que doble el volumen nuevamente.
  15. Pasado este proceso, precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo con ventilador (siempre que tengamos esta opción si no, no pasa nada). Batimos el huevo que teníamos reservado y pintamos con mucho cuidado y cariño nuestros panes. Una vez que el horno haya alcanzado la temperatura lo metemos en él por un periodo de unos 30 minutos o hasta que veamos que esta bien doradito, pero minino unos 25, 30 minutos.
  16. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  17. Una vez bien frío pintamos con la mantequilla derretida todo nuestro pan y espolvoreamos bien de azúcar….¡Y nuestro Pan de Muerto está mas que listo!

Si queremos rellenarlo con mi nata mágica, es bien sencillo:

*La nata bien bien fría la ponemos en el recipiente, ponemos el azúcar y el queso y con nuestro robot y las varillas o con una manual de doble varilla comenzamos a montar a velocidad baja para que se integre todo bien y vamos subiendo la velocidad poco a poco. Cuidado de no pasaros para que no se corte, hay que montarla hasta que se formen unos surcos en la nata y no se deformen.

Cortamos uno de nuestros panes por la mitad y rellenamos con nuestra nata y listo.


Disfrutadlo, saborearlo y sobre todo compartirlo, porque es algo de lo que tenemos que aprender, a compartir con los que están y con los que no estos placeres que nos regalan otras culturas.

Espero que tengáis una muy feliz semana y preparéis muchos Panes de Muertos para disfrutarlos con los Vivos.

Recuerda que podéis compartir la receta justo aquí debajo o dejarme vuestros comentarios o duda.

¡Besos Familia!

Comparte, envía e imprime esta entrada:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Google+
Google+
Email to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up